Los sentimientos se demuestran con hechos

Hace una semana, aprovechando la visita de mi amigo Reza a Valencia, nos bajamos al cauce del río para disfrutar de un día precioso. Como todos los domingos, estaba lleno de gente. Cuando llegamos a una zona más despejada, solté a Berta y Petri para que pudieran echar sus carreras. Berta con un par de vueltas ya está lista, pero para Petri, nunca es suficiente. Desde que la sueltas hasta la hora de volver,  no para. Aprovecha cualquier oportunidad, cualquier perro que parece que empieza a correr, cualquier pajarito que pasa delante de su morrete…. cualquier escusa es buena para correr.

Llegó un momento en que estábamos Berta, Reza y yo sentados junto a la fuente, mientras Petri corría a cierta distancia con otros perros, fardando delante de ellos de su velocidad. De repente, vemos que Petri hace un quiebro raro, empieza a aullar, deja de correr y la veo cojear de una de sus patas delanteras mientras intentaba llegar a nosotros.

Por un segundo no pude reaccionar ¿Petri gimiendo de dolor? ¿Petri cojeando? ¿Mi Petri? ¿Ella, que nunca se queja? ¿Ella, que después de disfrutar de paseos triscando sin parar, no la oyes rechistar, y cuando vuelves a casa tienes que curarle todas las heridas de guerra, incluso a veces necesitando puntos? NO PUEDE SER!!!! La situación me preocupó mucho por lo excepcional en su caso.

Tras este segundo de apardalamiento, allá que salimos a su encuentro Reza, Berta y yo. Cuando llegamos junto a ella, Petri se acercó a nosotros y levantó más aún su pata herida mientras seguía gimiendo. El resto de perros que antes jugaban con ella, comenzaron a penalizarla por ‘ese comportamiento extraño’ que hacía Petri.

Petri podía realizar el movimiento de su pata, pero con cierta tensión por el dolor. Así que como pudimos, nos acercamos al hospital de urgencias de mi barrio, donde le hicieron unas placas. No había nada roto. Mi querida Petri se había fastidiado los ligamentos de lo que es el cojo de su pata… Tendrá que estar un tiempo de reposo sin correr. Ay mi pobrecilla, justo ella con lo que disfruta corriendo!!!!! Se pasó los primeros días cojeando, ahora hace ya 8 días, pero con la medicación ha mejorado mucho.  Aún no puede correr, probamos el sábado y se hizo daño, así que Petri, toca descansar.

Algo que me impactó aquel domingo fue el comportamiento de Berta durante la asistencia a Petri. Volviendo al momento en que Petri estaba siendo atosigada por el resto de perros mientras nosotros llegamos, os cuento qué sucedió.

Sin darnos cuenta la súper Berta, mi Audry particular,  la jefa de la manada canina, doña independiente, doña ‘Petri lárgate de mi manta y ni te acerques’ comenzó a espantar con una destreza increíble a todos los perros que la atosigaban, realizando movimientos a gran velocidad entre Petri y nosotros,  ladrando y gruñendo en plan riña, hasta que los mantuvo a todos a dos metros de distancia. Yo seguía atendiendo a Petri, intentando comprobar si se había producido una rotura en alguna parte de su pata. Cuando Berta terminó su tarea de protección, vino hacia nosotras , yo en cuclillas a la altura de Petri, y metió el morrete… ¿qué pasa, qué pasa?… Fue en ese momento en que me di cuenta de la situación.

Berta nunca dejará de sorprenderme. No puede ser más perfecta para mí. Desde luego, no sabéis lo orgullosísima que estoy de mi querida Berta, y lo afortunadísima que me siento por haberla conocido y poder compartir con ella grandes momentos como este que os relato. Siempre será la mejor, la más, la única, la number one, la rehabilitadora y recuperadora de galgos que han llegado en acogida… Berta no puede ser más increíble!!!!

Y es que ya lo dicen… los sentimientos se demuestran con hechos…

Anuncios

Acerca de Celfa

Me apasiona el mundo de los perros y poder darles un hogar mientras aparece su familia definitiva. Aquí podréis ver nuestras historietas y aventuras. Todas las acogidas que pasan por casa son gracias a la Asociación Galgos112.
Esta entrada fue publicada en 01. Berta, 02. Petri, Noticias. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Los sentimientos se demuestran con hechos

  1. musicahora dijo:

    Sniff, sniff, qué bonica es Bertuchi!!!
    Pero insisto en que deberías mimarla más!!!
    Y sí, hechos son amores y no buenas razones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s