Correr detrás de un galgo

Si uno se informa un poco sobre el comportamiento de los galgos, seguro que habrá leído esta frase alguna vez… Nunca hay que correr detrás de un galgo. Una gran verdad.

El pasado lunes, mis dos queridas galgas, Berta y Petri, dos galgas que mientras están en casa no se tratan, no muestran cariño entre ellas, y simplemente se ignoran,  pues estas dos mismas galgas, las muy… hicieron piña y se dieron a la fuga del parque donde solemos pasear.

Comenzaron una de sus carreras recorriendo todo un lateral del parque. Hasta ahí todo normal. Suelen ir y volver sin problemas, les encanta echar una carrerita, venirse a mi lado a tumbarse. Y de repente… ¡NO PUEDE SER! Han salido del parque!!!!!!!! En 0,3 segundos estaban fuera del recinto. Yo no podía creerlo y empecé a correr como una loca hacia la puerta esperando escuchar de un momento a otro el frenazo de un coche y el ruido de un golpe, viendo a alguna de mis galgas, si no a las dos, por los aires.

Hasta que llegué a la puerta, que se me hizo eterno, no podía quitarme de la cabeza esa frase que siempre había leído… nunca corras detrás de un galgo… Y yo no podía parar de correr. Ellas no me veían claro. Al mismo tiempo me preguntaba el por qué… ¿Por qué mis galguis habían decidido irse de mi lado? ¿las dos a la vez? No entendía nada. En esos momentos se te pasan por la cabeza muchas cosas, estaba aterrorizada, por un segundo veía que perdía a mis dos galgas para siempre. Horrible.

Cuando llegué al exterior de la puerta, había un grupo de gente que no había visto en mi vida, y les lancé la pregunta a grito pelado… ¿DÓNDE ESTÁN?… Me señalaron hacia el centro de la calzada, y ahí estaban mis dos queridas galgas, jugando con un tercer perro que yo no había visto hasta ese momento. Afortunadamente, el semáforo estaba verde para los peatones.

Entonces, de nuevo sin quitarme la famosa frase de la cabeza, las llamé por su nombre… ¡Berta… Petri!, esperé a que levantaran la cabeza para mirarme, y comencé a correr hacia el interior del parque. Así fue como mis queridos ángeles me siguieron, súper contentas, disfrutando del nuevo juego… perseguir a Arantxa, yujjjuuuu!!!!

Y yo con el corazón casi fuera de la garganta, con las piernas temblando, en mi rol de ‘no hay que reñirles cuando acuden a tu llamada’… y con ganas de estrangularlas del susto que me acababan de meter!!!!!

Cuando la dueña del otro perro volvió a entrar al parque, me dirigí hacia ella pensando en disculparme… Mis perras habrían asustado a su perro pequeño, y claro…

Nada más lejos de la realidad! Va la tía y me dice que no, que su miniperro es escapista, y que de vez en cuando le encanta darse a la fuga arrastrando a algún perro más… ¿PERDONA? ¿Que tu perro se escapa del parque en plan juego??????

Pues me he quedado con la cara del perro. La próxima vez que lo vea dentro del recinto, nos iremos de paseo.

Un susto de muerte.

Anuncios

Acerca de Celfa

Me apasiona el mundo de los perros y poder darles un hogar mientras aparece su familia definitiva. Aquí podréis ver nuestras historietas y aventuras. Todas las acogidas que pasan por casa son gracias a la Asociación Galgos112.
Esta entrada fue publicada en 01. Berta, 02. Petri, Última hora, Noticias. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Correr detrás de un galgo

  1. Sergio dijo:

    Si se debe correr, si se debe gritar..tu corriste los 100 metros en 4.5 seg, yo pegue un grito que descojonate tu del Pavarotti. Por suerte solo fue un susto

  2. Inés desde Italia dijo:

    Hola! Soy Inés, vivo al sur de Roma y soy voluntaria de la asociaciòn EGN (European Greyhound Network- Adotta un levriero http://www.levrieri.net)
    Hoy descubrì este blog y me gustò particularmente este argumento. Te pido permiso para traducirlo y postarlo en nuestro forum, como un consejo para los nuevos adoptantes de galgos… Puedo???

    En mi casa vivimos 6 humanos (mi marido, nuestros 4 hijos y yo) con siete gatos, una pequinesita anciana, una greyhound y tres galgos rescue (dos machos de 5 anos y una hembra de 8)… todos juntos y apasionadamente… Una vez la galga (con un pasado tremendo, proveniente de El Cuervo) haciendo contorsiones se sacò el martingale y el arnés (todavìa no me explico còmo… estaban bien colocados) y comenzò a correr feliz por mi calle. Obviamente la primera cosa que hice fue llamarla y correrla… hasta que mi marido, que pudo conservar la sangre frìa, me frenò y la llamò invitàndola a jugar… ella ya estaba a 400 m… Milagrosamente, cuando sintiò la voz de mi marido y su tono juguetòn, se girò y vino dando saltitos y haciendo carreritas jocosas hasta que se acercò a èl… Todavìa tiemblo al recordarlo…

    Espero ansiosa tu respuesta 🙂
    Buen 2011 para vos y toda la gente de G112
    Inés

  3. Celfa dijo:

    Hola Inés, te he mandado un mail, pero por si no lo ves… POR SUPUESTO COPIATE LO QUE QUIERAS! Un saludo, y gracias por el comentario!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s