Fiona, la reina del desierto

Fiona llegó a casa en Junio. Estaba en Murcia, en la perrera pasándolo mal. Así que fuimos a recogerla a mitad camino, a Benidorm. Y así fue como nos conocimos, en el parking de un McDonalds. Estaba muy asustada, ya tenía síntomas de la tos de la perrera, en los huesos, con diarrea… Y aún en este estado, ya era una belleza.

Todos los que la conocieron quedaron enamorados de sus ojos. Su anterior nombre era Sultana, y no extraña porque parecía recién traída del desierto, con su rímel bien marcado, y ese color cámel precioso!

La primera visita nada más llegar a Valencia fue al veterinario. Inicio del protocolo, extracción de sangre, revisión general… y de ahí a casita. Estaba muy débil pero cuando abrí la puerta del comedor y se acercaron Berta y Petri a saludarla, ella respondió moviendo la colita alegremente.

Los dos primero días se los pasó casi durmiendo sin parar. Ponía unas posturas que eran una risa. Y unos ronquidos de placer que eran demasiado!

Primera noche en casa

Primera noche en casa

Una de mis posiciones más cómodas...

Una de mis posiciones más cómodas...

A los pocos días de llegar Fiona, tuve que salir de viaje, y mi querida hermana me hizo el gran favor de quedarse con las tres fieras. Y nunca mejor dicho! Cuando yo me fui, me dejé a una Fiona desvalida y dormilona, y a mi vuelta me encontré con una juguetona y divertida Fiona! Después de varios días descansando y recuperándose de la tos con la medicación y los mimitos, Fiona se sentía muchísimo mejor y nos lo hacía saber!

A jugar se ha dicho!

A jugar se ha dicho

 

Dame eso!

Dame eso!

Pero como todos los galgos que han pasado por casa, lo que más le gustaba era recibir cariñitos… jugar con Berta vale, pero en cuanto te tirabas al suelo, tardaba 3 segundos en venirse a tu lado y apoyar su cabeza sobre ti.

Ráscame, por favor

Ráscame, por favor

Cuando hago acogidas, lo que peor llevo es no dejarlos correr. Claro, al principio no te conocen, no sabes cómo van a reaccionar, llega la esterilización, reposo… Pero cuando los ves por primera vez sueltos, es una gozada! Casi siempre acaban volviendo rápidamente a tu lado queriendo compartir contigo lo bien que se lo están pasando.

A Fiona nunca la vimos suelta. Una pena. Hubiera disfrutado muchísimo, porque se notaba que quería salir corriendo a jugar cada vez que salíamos a la calle.

Ahora Fiona ya está adoptada. Vive con su familia en el campo, donde podrá correr todo lo que quiera.

Un beso guapa!

Anuncios

Acerca de Celfa

Me apasiona el mundo de los perros y poder darles un hogar mientras aparece su familia definitiva. Aquí podréis ver nuestras historietas y aventuras. Todas las acogidas que pasan por casa son gracias a la Asociación Galgos112.
Esta entrada fue publicada en 04. Fiona (10-22 Junio), Acogidas 2010. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s