La galga de los ruidos

Aquí os cuento algunos avances de Petra.
La adaptación al piso fue estupenda. En casa se porta de maravilla. Sigue haciendo sus cosas fuera de casa, limpia y silenciosa. Mis vecinas aún no han descubierto a la nueva invitada, jeje.

Que nos de el aire

Que nos de el aire

Lleva con nosotras 20 días y yo estoy encantada de la vida porque es una supergalga. A Berta, la verdad, no le hace ninguna gracia.
A la semana de llegar fue esterilizada y se ha recuperado estupendamente. Se le han pasado muchos de sus miedos, aunque aún le queda. Los ruidos ‘conocidos’ y las personas ‘conocidas’ lo tiene ya controlado, pero cuando aparece alguien que desconoce aún se asusta. Se acerca cuando ve que no pasa nada, y se deja acariciar, pero no le da la espalda ni muerta, por si acaso. No le quita ojo y la controla todo el rato. Con los sonidos nuevos, lo mismo. Se asusta, observa detenidamente de donde viene el ruido, pero cuando le hablas se tranquiliza y deja de atender al sonido.

Petra es una pasada de galga. Hasta he valorado la posibilidad de quedármela yo! Es alucinante ver como día a día mejora. Está extremadamente contenta de ver que nadie le hace daño. Por esto reclama atención constantemente. Cuando llegas a casa es toda una fiesta para ella. Y si pasas un rato con ella dándole cariñitos, no para de darte con el hocico para pedir más.

Además, tiene una cualidad graciosísima. Yo le llamo la caja de ruidos. Y es que cuando está en su sitio, para llamar tu atención, empieza a hacer ruiditos. Claro, hay que ignorarla para que no se pase el día haciéndolos, pero es graciosísima cuando se me escapa una mirada fugaz, y ella toda contenta se pone mover el rabo.

Hoy hemos estado en la playa. Había mucha gente y no he podido soltarla, pero espero hacerlo pronto. Aunque jugamos bastante corriendo con la correa, no es lo mismo. Y estoy segura que Petra no se irá muy lejos, porque sabe lo que no quiere perder.

Que solecito más bueno

Que solecito más bueno

Con la manada

Con la manada

Ahora duerme a pierna suelta. Esto es lo más gratificante de las acogidas. Llegan asustados. Petra concretamente, a pesar de llevar una semana con nosotras, tenía tanto miedo y se fiaba tan poco que no quería dormirse. Y ahora, después de tres semanas, le encanta meterse en su camita y pegarse sus dormilonas, con ronquidos incluidos!

Es una galga muy sumisa super cariñosa y super obediente. Le hagas lo que le hagas, está feliz. A pesar de ser un poco más mayor que Berta, lo que le daría el liderazgo entre las galgas, es tan sumisa que pasa de todo. Y Berta, que tiene comportamientos de ceder su liderazgo a Petra, aprovecha de la sumisión de Petra. Vamos, que no nos aburrimos para nada.

Antes de ser casa de acogida, leía sobre el tema y me llamaba la atención una frase… ‘pruébalo y te enganchará’ Y efectivamente. A todos los que se os pase por la cabeza, os animo a ello. Es gratificante en todos los sentidos. Y claro que te encariñas con los acogidos, pero es tan gratificante verlos evolucionar, que solo te quedas con la alegría y todo el amor que te dan en el poco tiempo que los tienes. Amor de agradecimiento puro.

Ya os contaré más cositas de Petra porque creo que pasará bastante tiempo con  nosotras. Desgraciadamente, los perros adultos, son difíciles de dar en adopción. La gente no quiere un adulto!

Por mi experiencia, habiendo tenido galgos adultos y jóvenes, desde luego mi opción siempre sería la adulta. Son super tranquilos, aprenden mucho más rápido, valoran más lo que les ofreces… Cuando adopté a Berta, con supuestamente 5 años o más, y enferma de Leishmania, ya sabía lo que hacía. Dar la mejor vida posible a una galguita abandonada y enferma. Si dura un año, pues un año de buena vida que se ha llevado. Creo que siempre adoptaré adultos. Yo lo tengo claro.

Anuncios

Acerca de Celfa

Me apasiona el mundo de los perros y poder darles un hogar mientras aparece su familia definitiva. Aquí podréis ver nuestras historietas y aventuras. Todas las acogidas que pasan por casa son gracias a la Asociación Galgos112.
Esta entrada fue publicada en 02. Petri, Acogidas 2010 y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La galga de los ruidos

  1. Alicia dijo:

    Guapa, me alegro que estes tan feliz con estas esperiencias de mama de acogida, todas tus narraciones sobre lo vivido son muy bonitas. Te voy a dar un consejo, mentalizate de que tu perro es solo berta, la tentacion de quedarte los acogidos seguira existiendo, pero si lo haces se acabo acoger más y te será mucho más dificil recurrir a los demás cuando necesites que te las cuiden. Creo que tu situación actual es la ideal, disfrutalá, ah y mucha suerte a Petra!

  2. Celfa dijo:

    Hola guapa!
    Tus consejos siempre son sabios Alicia, jeje.
    La verdad es que me pueden más las ganas de seguir acogiendo y dar ‘salida’ a l@s galguis, que quedarme con Petra. Como lo sabes… la tentación está ahí, pero hay que pensar que Petra tendrá suerte y la familia que la elija, la querrá tanto o más que yo, porque esta galguita es una joya. Mayorcita, pero todo amor.
    Y como tú dices, el trastorno de hacerse cargo de dos, para los que te ayudan!
    Si no tardamos mucho en vernos, aún te da tiempo a conocerla!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s